Las tecnologías de la información son una de las industrias de más rápido crecimiento en la economía rusa, en la que se concentran importantes recursos financieros e intelectuales. Las empresas rusas del sector TI figuran entre los líderes europeos según muchos criterios, y varias de estas empresas están entre las principales del mundo en sus respectivas áreas.

El volumen de ventas de las empresas de TI en Rusia en 2012 ascendió a más de 600 mil millones de rublos solamente en el mercado nacional (aproximadamente 20 mil millones de dólares), sin tomar en cuenta ni el suministro de equipos de telecomunicaciones ni los dispositivos móviles y de oficina. Los ingresos totales de las empresas del sector TI en Rusia correspondientes a la venta de equipos ascendieron a más de 350 mil millones de rublos. Otros 120 mil millones de rublos procedieron de las ventas de software y 150 mil millones de rublos de los servicios relacionados con las TI.

El sector de las tecnologías de la información y la comunicación emplea a un número relativamente reducido de personal (aproximadamente 300 mil personas), pero en general son trabajadores altamente cualificados y con ingresos considerablemente superiores a los valores medios del conjunto de la economía. Además, esta valoración no incluye a los expertos de soporte de infraestructuras de la información en empresas públicas (por ejemplo, administradores de sistemas), lo que supondría tener en cuenta además a varios cientos de miles de personas.

Antecedentes históricos

La industria de las tecnologías de la información y la fabricación de equipos se constituyeron en la URSS coincidiendo con su aparición en otros países desarrollados. El diseño de ordenadores se inició a finales de los años 40 del siglo pasado, y a partir de aquel momento aumentó gradualmente el número de empleos en este sector. El desarrollo de diversos modelos de ordenadores se llevó a cabo en el Instituto de Mecánica de Precisión y Tecnología de Computadores (creado para este fin en 1948), en el laboratorio de sistemas eléctricos del Instituto de Investigaciones Energéticas de la Academia de Ciencias de la URSS (posteriormente el Instituto de Equipos de Control Electrónico) y en varias oficinas de proyectos con acceso restringido. Además, se crearon empresas productoras de ordenadores, tales como la planta de Kazán para la fabricación de máquinas de computación y analíticas.

En la década de 1960, el desarrollo de las tecnologías de la información en la URSS mantuvo la tendencia de un crecimiento progresivo. Por ejemplo, se fundó el Instituto de Cibernética de la Academia de Ciencias de la República Socialista Soviética de Ucrania. Además, en 1962, en virtud de la disposición del Consejo de Ministros de la URSS, inició su desarrollo un cluster tecnológico informático en Zelenograd, extraoficialmente apodado el Valle Soviético del Silicio, ya que consolidó una serie de empresas dedicadas al desarrollo y la producción nacional de ordenadores. La ingeniería de software se desarrolló también muy rápidamente, ya que el aumento en el número de ordenadores condujo a un incremento en el número de aplicaciones asociados con estos equipos.

Al final de la década, la industria fue testigo de una reorientación gradual hacia la replicación de ordenadores de las empresas líderes del sector (en primer lugar, los de la corporación IBM). Esta situación se asoció con el hecho de que en aquel momento en la URSS coexistían aproximadamente 20 modelos incompatibles de ordenadores, lo que creaba importantes dificultades en el área de ingeniería de software. Se necesitaba un estándar único que además de reducir el coste del desarrollo y el mantenimiento de ordenadores, permitiera mantener para la industria de TI un ritmo de desarrollo uniforme con el de los países líderes. Posteriormente, a pesar de una serie de desarrollos propios, los especialistas soviéticos continuaron reproduciendo las soluciones avanzadas de las empresas norteamericanas y europeas, tanto en lo que se refería a equipos (modelos de ordenadores, microprocesadores, dispositivos de almacenamiento de datos, etc.) como en la ingeniería de software (lenguajes de programación tales como Basic, Fortran, Pascal y otros se utilizaron activamente en la Unión Soviética).

En los años 80 del siglo XX, casi de forma simultánea con otros países desarrollados, la URSS comenzó a fabricar los computadores personales a base de de diseños originales. A finales de la década hicieron su aparición en el mercado, y en términos de rendimiento, los PCs soviéticos no eran inferiores a la mayoría de los computadores personales estadounidenses y europeos de aquel momento. Estos equipos también se utilizaron en las escuelas para facilitar la enseñanza de las ciencias de la información, aunque fueron los complejos educativos Yamaha MSX los que gozaron de mayor popularidad.

 
 

Report inaccuracy